La crisis de energía en China castiga a la industria y podría durar hasta el invierno

30 de septiembre, 2021 | 07.52

Las pequeñas empresas atrapadas en la prolongada crisis energética de China están recurriendo a generadores diésel, o simplemente cerrando el negocio, mientras representantes de la industria del carbón expresaron su temor por las reservas de cara al invierno y un importante índice del sector de fabricación registró un descenso por primera vez desde febrero de 2020.

Pekín se está esforzando por llevar más carbón a las empresas de energía para restablecer el suministro mientras el noreste se enfrenta a sus peores cortes de energía en años, en particular las tres provincias de Liaoning, Heilongjiang y Jilin, donde viven casi 100 millones de personas.

Gao Lai, que dirige un servicio de lavandería industrial en Shenyang, la capital de Liaoning, dijo que estaba perdiendo dinero después de que la escasez de energía le obligara a contratar un generador diésel.

"Podemos permitírnoslo solo para cuatro días, pero si es para más tiempo, los costes son demasiado elevados, así que no podemos sobrevivir", dijo a Reuters.

"Estamos dispuestos a hacerlo funcionar porque el país lo necesita, pero si (los cortes de energía continúan) a largo plazo, tenemos que pensar en una salida".

La escasez la ha provocado el aumento en el precio del carbón, que alimenta alrededor de dos tercios de la generación de energía de China, y ahora está rondando niveles récord en un contexto de escasez de suministros y fuerte demanda de fabricación.

El índice oficial de directivos de compras (PMI) del sector manufacturero se situó en 49,6 en septiembre, frente a los 50,1 de agosto, según mostraron el jueves datos de la Oficina Nacional de Estadística (NBS por sus siglas en inglés), lo que supone la primera contracción desde febrero de 2020.

Desde la semana pasada, más de 100 empresas de negocios que van desde la fabricación de componentes electrónicos hasta la extracción de oro han notificado a los mercados de valores la suspensión de la producción por los recortes.

Sin embargo, algunas han dicho que han reanudado la producción en los dos últimos días.

La tensión se produce mientras la Asociación de la Industria del Carbón de China advierte que "no es optimista" sobre los suministros de cara al invierno, la temporada de mayor demanda, y añade que las reservas de las centrales eléctricas son ahora "obviamente bajas".

Instó a las empresas a "no escatimar esfuerzos" para aumentar el suministro y centrarse en las ventas a los consumidores de carbón más pequeños y de alto consumo energético que no han firmado contratos de suministro a largo plazo.

Aunque la producción de carbón alcanzó un récord en agosto, los analistas del banco de inversión chino CICC señalaron que la reciente racha de accidentes en las minas había hecho que los reguladores fueran más cautelosos a la hora de aprobar el aumento de la producción.

Afirman que es poco probable que las importaciones, que han descendido un 10,3% entre enero y agosto, aumenten de forma significativa durante el resto del año, y que ahora hay que "liberar" más producción local.

Cambio a diesel

En Shenyang, el personal de una fábrica de piezas de acero que ha estado cerrada durante los últimos días dijo que todavía no había alquilado un generador, pero que podría hacerlo si el racionamiento continuaba.

Zhai Junwang, gerente de una empresa que alquila generadores autónomos de diésel, dijo que el rápido negocio de los últimos días había llevado a duplicar los precios de alquiler.

"Hay un 'stock' muy limitado", dijo este directivo, al tiempo que añadió que no esperaba que la situación durara, ya que la mayoría de las pequeñas fábricas que utilizan sus generadores están perdiendo dinero.

El Gobierno ha dicho que su prioridad será garantizar el suministro de electricidad y calefacción a los hogares durante el invierno.

No obstante, los analistas de Citi dijeron en una nota que esperaban que la escasez de energía persistiera en la temporada invernal, de máxima demanda de calefacción, la mayor parte de ella de carbón.

El Gobierno permitirá que los precios de la electricidad reflejen los fundamentos del mercado y los cambios en los costes, según ha dicho el planificador estatal, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR).

En agosto, los planificadores de Guangdong, centro industrial clave del sur, dijeron que preveían una subida del 25% en las tarifas eléctricas durante el periodo de máxima carga para los usuarios no residenciales.

Los expertos presionan para que se lleven a cabo reformas fundamentales en el sistema energético chino.

La crisis no se debe a la escasez de suministro, sino a un sistema de red inflexible, dijo el jueves Zhang Boting, del grupo de investigación industrial Sociedad China de Ingeniería Hidroeléctrica.

"La solución... no consiste simplemente en aumentar la capacidad de generación de energía, sino en potenciar la capacidad de la red para ajustar los picos y resolver los graves desajustes entre las cargas y los suministros de energía", dijo en el sitio web del grupo.

Con información de Reuters

LA FERIA DE EL DESTAPE ►