Cuba acusó a EEUU de "dañar la paz social" al alentar la protesta opositora del lunes

10 de noviembre, 2021 | 16.39

Cuba acusó hoy a Estados Unidos de promover "condiciones de desestabilización interna" al alentar la marcha convocada por opositores para el próximo lunes, pese a que el Gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel la prohibió.

Al hablar ante el cuerpo diplomático acreditado en su país, el canciller Bruno Rodríguez advirtió que su país no permitirá "de ninguna manera" la "agresión persistente del gobierno de Estados Unidos".

Agregó que la misma se vio "agudizada en los últimos seis, ocho meses, generando condiciones de desestabilización interna y la alteración de la tranquilidad y seguridad ciudadana"

Este contenido se hizo gracias al apoyo de la comunidad de El Destape. Sumate. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

"Pero eso no logrará que vayan a aguarnos la fiesta" sentenció en alusión a la celebración de los 502 años de La Habana que se cumplen justo el 15 de noviembre.

"El eje central de esta operación organizada desde centros de poder en Estados Unidos, en ejercicio de la política oficial del Gobierno, con intervención de altos funcionarios de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y otras agencias, con la intervención permanente de senadores y congresistas anticubanos, conducen a consecuencias que en otros países han provocado conflictos y guerras militares", alertó el canciller.

Además, el próximo lunes Cuba reabrirá sus fronteras al turismo extranjero y los estudiantes de primaria volverán a las aulas, tras meses de restricciones por la pandemia de coronavirus.

Los organizadores de la marcha, en La Habana y otras seis provincias, mantienen su determinación de manifestarse pese a la prohibición de las autoridades y la advertencia de que habrá consecuencias penales si se lleva a cabo la protesta.

El Ejecutivo considera que esta iniciativa busca un cambio de régimen acusó a sus líderes de estar financiados y dirigidos por organizaciones de Estados Unidos.

El lunes, el portavoz de la Casa Blanca, Ned Price, pidió en Twitter al gobierno cubano "escuchar a su pueblo mientras marcha pacíficamente para hacer oír sus voces".

Rodríguez señaló que estas figuras estadounidenses plantean "exigencias" para realizar acciones que en Cuba "no se permiten, ni se permitirán", consignaron las agencias de noticias AFP y Europa Press.

Los promotores de la marcha en demanda "por la liberación de los presos políticos" apelan al artículo 56 de la nueva Constitución, que reconoce el derecho a manifestarse, pero el Gobierno considera que esta acción atenta contra el carácter constitucional e "irrevocable" del sistema socialista cubano.

A su vez, el Gobierno niega categóricamente la existencia de presos políticos.

La convocatoria ocurre tras las inéditas manifestaciones que estallaron el 11 de julio al grito de "Libertad" y "Tenemos hambre", que dejaron un muerto, decenas de heridos y 1.175 detenidos, de los cuales más de 612 siguen en prisión, según la ONG de derechos humanos Cubalex, de tendencia opositora.

"El Gobierno de Estados Unidos sabe perfectamente que, con las campañas que arreció en los últimos meses, intenta provocar situaciones de sufrimiento en nuestro pueblo, en la esperanza de que generen condiciones para un estallido social", concluyó Rodríguez.

Con información de Télam

LA FERIA DE EL DESTAPE ►