El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, intentan llevar algo de calma en la guerra interna que se desató en Cambiemos. Ambos se reunieron esta mañana con diputados que responden a Elisa Carrió con el objetivo de apaciguar la furia de la diputada contra el ministro de Justicia, Germán Garavano.

"Lamento la situación suscitada, vamos a seguir trabajando fuertemente en los objetivos comunes con la CC-ARI y la diputada Carrió, la lucha contra la corrupción y la impunidad, ningún otro Gobierno ha hecho lo que hizo este para hacer frente a la impunidad", dijo Garavano a los periodistas después de la reunión de gabinete.

Quienes participaron de la reunión fueron los diputados Paula Oliveto, Juan López, Lucila Lhemann, Héctor "Toty" Flores, Cecilia Orieta Vera, Javier Campos, Leonor Martínez Villada y Alicia Terada, según informó La Nación.

"No hablo sobre casos concretos, he sido juez y fiscal y tengo esa limitación, uno habla en abstracto, sobre consideraciones genéricas, a los países les hace muy mal esta situación, como fue el caso de Brasil, Lula fue condenado pero recién luego de denegarle la apelación lo detienen", recordó el ministro de Justicia.

LEÉ MÁS: Se terminó la calma cambiaria: el dólar se vuelve a disparar y sube 82 centavos

En declaraciones a El Destape Radio, Garavano había afirmado: "Nunca es bueno y nunca puede ser bueno para un país que un ex presidente este detenido y que se pida su detención". Esto molestó a Carrió, quien dio la orden de iniciar un juicio político contra el funcionario.