El gobierno de Cambiemos vacía la compañía estatal de rampas monopólica. A la par de Aerolíneas Argentinas, Intercargo está siendo desguazada por la gerencia del PRO para beneficiar al resto de las empresas del sector, con las que están fuertemente vinculados.

Intercargo debe ser contratada por todos los aviones que operan en Argentina, a excepción de los de Aerolíneas Argentinas y American Airlines, que históricamente cuentan con sus servicios propios. Ahora FlyBondi trabaja con sus equipo y personal y Lan planea hacer lo propio.

Embed

Se trata de la única compañía estatal aeronáutica que genera ganancias millonarias cada año. Este se erige como un obstáculo para el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, que en 2017 había planificado recortes en este sector, como había publicado El Destape.

El presidente de la compañía, Sebastián Presumido, es el encargado de vaciar Intercargo. En primer lugar, les quita clientes con una resolución que les permite a las aerolíneas bajo costo prescindir de Intercargo. La primera en seguir esos pasos y crear su propia empresa de rampa fue FlyBondi, la compañía del PRO que canceló 887 vuelos en sus primeros seis meses de vida.

En segundo lugar, ya le quitaron trabajos al terciarizar tareas de limpieza en la compañía Serza. Y, además, desde octubre arrancó un plan de retiros voluntarios. Los directivos amenazan a los empleados con que si no lo aceptan, serán eventualmente despedidos y con menos remuneración.

Este es el único camino que tienen los empresarios del PRO para vaciar una empresa que da ganancias millonarias. Y, lo más importante, deben hacerlo en la oscuridad. Por eso el Ministerio de Transporte se negó a responder las preguntas de El Destape y brindar los datos contables, a pesar de que se trata de una empresa 100% estatal.

Sin embargo, este medio pudo estimar que Intercargo tiene ingresos por cerca de $ 350 millones y queda con superávit, una situación que debe dar vuelta antes de poder desaparecerla.

Presumido fue colocado en su cargo por Mario Lopetegui a principios de 2018. Ambos fueron ejecutivos de Lan, compañía que representa el 60% de la facturación de Intercargo, de acuerdo a fuentes internas.

Como si el mundo fuera hecho de coincidencias, la aerolínea chilena admitió ante la revista Apertura que pretende crear su propia compañía de rampas. De esta manera, dejaría de pagarle casi $ 200 millones a Intercargo. Ese es el verdadero objetivo por el que Presumido ingresó al Estado y se niega a transparentar su gestión.