Un grupo de intelectuales, de reconocimiento internacional, reclamaron la renuncia del ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, después de que pusiera en duda la existencia de 30 mil desaparecidos en la última dictadura militar.

"Consideramos estas declaraciones como un claro intento de banalizar y restar importancia a las atrocidades cometidas en esos años, como así también de arrojar un manto de descrédito sobre los organismos y las políticas de derechos humanos", afirmó el grupo de escritores, artistas, docentes universitarios y trabajadores de la cultura.

En la carta, firmado entre otros por el antropólogo Néstor García Canclini y el director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Manolo Borja-Villel, sostienen "si de cifras se trata, el compromiso debería ser el de profundizar y expandir la investigación sobre cada uno de los delitos cometidos por el terrorismo de estado, determinando responsabilidades y complicidades, lo cual sólo se logra poniendo a disposición recursos y políticas"

En este sentido, aseguran: "El Ministro se refirió a 'un enfrentamiento entre dos bandas armadas', reflotando para nuestro asombro la peligrosa y perimida "teoría de los dos demonios" según la cual la violencia de las guerrillas de aquellos años resulta equiparable al exterminio sistemático de todo tipo de disidencia por parte del Estado".

La carta completa.