El australiano Scott Doolan llegó a un campo base a 5,364 metros de altura en el Everest, el gigante que más respeto impone entre los escaladores en el mundo. Y por si fuera poco, se convirtió en el primer parapléjico en lograrlo.

Doolan tiene 28 años y para subir utilizó solo sus manos mientras un amigo le sostenía los pies. Necesitó diez días para subir por el terreno rocoso, del que pudo hacer la mayor parte sin ninguna ayuda.

A los 17 años sufrió un accidente en moto que lo dejó parapléjico. Pero después de esta valerosa hazaña sueña con participar de los Juegos Paralímpicos de Tokio en el 2020.

Embed

LEÉ MÁS: La ilusión óptica que confunde a todos en internet

En esta nota