El presidente Mauricio Macri confesó que está "nervioso" por el recorrido de Boca Juniors en la Copa Libertadores y sostuvo que prefiere una eventual final con un equipo brasilero, en lugar de enfrentar a River Plate, el clásico rival.

En declaraciones a FM La Meca, de La Rioja, el Jefe de Estado, en medio de una gran marea de problemas económicos y sociales, no pudo ocultar su nerviosismo por el fútbol. Boca, equipo que presidió antes de llegar a la Jefatura de Gobierno porteña, deberá enfrentar a Gremio por la semifinal de la Libertadores y hay posibilidades de hacerlo con River en la final.

“Yo lo reconozco: estoy nervioso", dijo el mandatario y confesó que prefiere "que gane un brasileño para no tener esa final" porque "serían tres semanas de no dormir”. Según Macri, "tres semanas de no dormir es mucho" y generará una fuerte "presión".

Dramático, el Presidente aseguró que el equipo que pierda la final "tarda 20 años en recuperarse" porque "se juega mucho, demasiado". Por eso, prefirió que llegue un equipo brasileño y que de Argentina "vaya el que le toque".

Este martes, River enfrentará a Gremio en la ida de la semifinal. La vuelta será el 30 de octubre. En tanto, Boca se cruzará con Palmeiras el 24 y 31 de este mes. Si los dos le ganan a sus respectivos rivales, se encontrarán en la instancia final del torneo continental. Estos partidos se jugarán, según el calendario, el 7 y 28 de noviembre.

LEER MÁS: El nuevo hit contra Macri en las canchas de fútbol