La Cumbre del G20 no sólo contará con un impresionante operativo de seguridad, sino que también buscará agasajar a los 20 mandatarios más poderosos del mundo con comidas bien autóctonas.

El encuentro durará tan sólo dos días, pero el Gobierno de Cambiemos planea estar en los detalles. El viernes 30, durante la primera jornada, los mandatarios comerán el clásico choripan, ojo de bife con agresto de tomate y papines. El postre será un flan con dulce de leche y helado de coco, además de un café para la sobremesa.

El sábado comerán empanadas de carne cortada a cuchillo, según pudo saber La Nación, y cordero patagónico braseado con habas, damascos y tomate. De postre, degustarán tartín de chocolate con peras y helado de pistacho. Finalmente, otro café.

Pero los mandatarios se llevarán su propio souvenir y se irán con una muestra personal del clásico dulce de leche argentino para comer de regreso en sus países.

LEER MÁS: Movimientos populares convocan a un gran acto contra el G20

En esta nota