Un ranking de poder de compra de Big Macs con billetes de máxima denominación por país ubica a la Argentina en el fondo de la lista junto a Venezuela. Los billetes de $100 pueden comprar sólo 3 unidades, muy lejos del resto de las economías del mundo, incluso con la ventaja de contar con la herencia del "precio cuidado" de la hamburguesa que estableció el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

La medición surgió de una iniciativa en Twitter encabezada por la economista Mercedes D'Alessandro (@dalesmm) y el abogado Sergio Mohadeb (@dzapatillas), quienes se preguntaron qué lugar ocuparía el billete de $100 en una comparación global y adaptaron el índice tradicional que elabora la revista The Economist. Con el aporte de twitteros armaron una lista de 17 países que El Destape tomó y extendió para darle más alcance.

Para llegar a los datos se buscó el billete de mayor denominación de cada país, se lo convirtió a dólares y se midió su poder de compra con respecto al precio de la icónica hamburguesa en moneda norteamericana a enero de este año (según el portal de estadísticas statista.com).

"Una de las cosas que se ven es que los procesos inflacionarios en Argentina y Venezuela deterioraron bastante el poder de compra de la moneda", explicó D'Alessandro en la web de su podcast, Economix. Además, agregó que "lo cierto es que hoy los billetes de 100 pesos en Argentina no están al nivel de los precios internos y que por más que se quiera negarlo, la inflación es alta".

Embed

La versión original del índice busca comparar el poder adquisitivo de distintos países al ver cuántos dólares se necesitan para comprar una hamburguesa en cualquier lugar del mundo. En cambio, esta versión local - que tampoco es científica pero sirve como una aproximación - observa cuánto rinde el billete más grande que hay en cada país en cuestión.

"Es una cosa muy diferente y tiene que ver con qué billetes tiene en circulación cada país. En Perú el más grande es el de 200 soles, en Brasil el de 100 reales, el Europa el de 500 euros, etc. Eso no quiere decir que 200 soles equivalen a 500 euros o 100 pesos argentinos", apuntó D'Alessandro.

El ranking ubica a los países de la eurozona muy lejos del resto gracias al poder del billete de 500 euros. Es cierto que tiene poca circulación, pero si se cambiara la denominación por el de 200, el más alto entre los comunes en las billeteras europeas, la UE también encabezaría la lista sin ningún problema.

En la otra punta se ubican los países latinoamericanos, que no superan las 20 hamburguesas con los billetes más grandes. Inmediatamente por encima de Venezuela (0,8) y Argentina (3) se ubica Colombia con 6 hamburguesas, seguido por Brasil (6,7), Chile (9,7), Uruguay (17,5) y Perú (19,5).

El resultado negativo para la Argentina toma mayor peso cuando se recuerda que la Big Mac quedó desfasada del precio del resto de los menúes como herencia de los retoques de Moreno, que congeló el precio para dejar mejor parado al país en el índice The Economist. Sin esa estrategia, se hubiera evidenciado que el tipo de cambio real medido por la hamburguesa era distinto al que medía (y mide aún) la inflación que se publica en el INDEC.