Todavía quedan resabios de la megadevaluación y el año inflacionario récord que logró el gobierno de Mauricio Macri en 2018. Como consecuencia de los desmanejos económicos, se dispararon de forma inusitada los productos lácteos, como así también su consumo.

Según un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, hubo aumentos superaron el 70% en un rubro esencial de la alimentación de los argentinos. Por ese motivo, en 2018 la comercialización se redujo 1,7%.

LEER MÁS: Dólar hoy: la cotización abrió la semana a $ 38,13

¿Cuáles fueron las subas más importantes? Yogur firme (73,1%), manteca (51,6%), dulce de leche (47,9%), leche fresca (47,0%), leche en polvo (49,6%) y el queso cremoso (45,1%).

En cuanto a la compra de los productos, la venta de leche en polvo disminuyó 8,4%, la leche chocolatada o saborizada 6,4%, los postres lácteos y flanes 6,2%, los yogures y otras leches fermentadas 5,5%, la crema 4,2%, la manteca 3,3% y la leche fluida 1,3%. El promedio general arrojó una contracción del 1,7%.

En esta nota