Juan Manuel Urtubey se mostró, durante estos dos años, como el gobernador de origen peronista más cercano al Gobierno. Hasta ahora siempre se había mostrado de acuerdo con las política del macrismo y las había defendido inclusive ante las críticas de sus compañeros de partido, el opositor Partido Justicialista. Por eso, que haya expresado públicamente diferencias con la Casa Rosada sorprenden y mucho.

Urtubey inauguró las sesiones ordinarias de la legislatura provincial, en Salta, y allí disparó contra el Gobierno nacional. En varios tramos de su discurso se mostró muy crítico y, entre otras cosas, remarcó que "no alcanza con el cambio", sino que "hace falta transformación".

"Me preocupa más tirar abajo las puertas del trabajo que tocar timbres. No todas las casas tienen timbres, pero muchísimas tienen necesidades que se solucionan trabajando", dijo como crítica solapada ante la forma que tiene el PRO y Cambiemos de hacer campaña.

Y agregó: "No busco que me quieran, busco demostrar mi amor con hechos concretos. No quiero pobres resignados, quiero gente con capacidad de crecer sin deberle nada a un concejal, a un gobernador o a un presidente".

Sus comentarios sobre la pobreza llegan luego de que estallara un escándalo en su provincia por la difusión de un video en el que funcionarios dejaron comida a víctimas de una inundación y estos se abalanzaron sobre los víveres.