El titular de la Comisión Nacional de Ex Combatientes de Malvinas, Ernesto Alonso, consideró hoy una "provocación" y también un signo de "debilidad" el emplazamiento de un busto de bronce con la imagen de la ex primer ministro británica Margaret Thatcher en Puerto Argentino.

"Es una provocación, no sólo a la Argentina, sino a la región, y a la paz. Colocar un busto de un personaje nefasto, incluso para su pueblo, como lo es Margaret Thatcher, es una provocación, porque representa lo peor de la política que es el neocolonialismo, el hostigamiento a través de la ocupación militar y el neoliberalismo", dijo Alonso en diálogo con Télam.

No obstante, interpretó esta acción como una muestra de "debilidad" de parte del gobierno del Reino Unido, ya que sólo pueden lograr su cometido a través de la "imposición", y además consideró que la decisión del primer ministro británico David Cameron de homenajear nuevamente en Malvinas a Thatcher "refleja la continuidad del colonialismo" y de la decisión del gobierno del Reino Unido de "no respetar las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU)".

El busto, que se emplazó sobre un alto pedestal de piedra en Puerto Argentino, la capital isleña, pesa 27 kilos y está hecho con base de arcilla y cubierto con bronce, obra del escultor Steve Massam en base a una foto de tomada a la llamada "Dama de Hierro" durante su visita a las Malvinas en 1983, por primera vez después de la guerra.

El monumento, que fue emplazado en la calle Thatcher Drive, frente al edificio del Secretariado kelper, replica también una frase de Thatcher, pronunciada el 3 de abril de 1982, un día después del desembarco argentino en las islas: "Ellos son pocos en número, pero tienen el derecho a vivir en paz, a elegir su propia forma de vida y determinar su propia lealtad".

Con esa frase, la "Dama de Hierro" interpretó el "derecho a la autodeterminación de los pueblos" que el Reino Unido alegó para defender sus intereses en las islas, pero negó en otros conflictos territoriales.