El penal de máxima seguridad de Halden, en Noruega, es considerada como "la más humana del mundo" debido a su trato con los presidiarios, por las instalaciones, y las actividades que realizan.

La cárcel no tiene barrotes en sus ventanas, y sus reclusos toman talleres de cocina, pasan tiempo en un estudio de música, cursos de cerámica, entre otras ocupaciones.

Sus celdas tienen mini refrigeradores, baños privados y hasta televisores. Y en las imágenes se puede apreciar una limpieza similar a la de un hotel. La clave, según dicen sus trabajadores, es el enfoque humano de los presidiarios.

Embed

Aunque este sistema es criticado en muchos lugares por ser 'demasiado blando' tiene uno de los porcentajes de reincidencia más bajo del mundo. Mientras que en Estados Unidos el 76% de las personas liberadas vuelve a la cárcel, en Noruega es solo del 20%.

LEÉ MÁS: ¿Arranca o no arranca? El fallido truco de unos motociclistas para esquivar a dos perros

En esta nota