El presidente Mauricio Macri encabezó el acto por el Día de la Bandera en el monumento que homenajea al símbolo patrio ubicado en la ciudad de Rosario. En medio de un fuerte operativo de seguridad y varias protestas en su contra, el presidente presenció el juramento de lealtad de más de 5 mil niños de primaria, a los cuales les hizo entonar el canto "sí, se puede", característico de la campaña de Cambiemos en 2015.

LEE MÁS "Macri cierra al público el acto por el día de la Bandera"

Curiosamente, el hoy Gobierno acusaba al Frente para la Victoria de usar fechas patrias para convertirlos en actos partidarios e inclusive sacó una línea 0-800 para que padres de la ciudad de Buenos Aires denunciaran cualquier tipo de adoctrinamiento en las escuelas porteñas. En esta ocasión, Macri no predicó con el ejemplo y realizó un discurso de campaña frente a los niños a quienes incluyó en su discurso.

El presidente convocó a los jóvenes, de 10 años de edad, a entonar el "sí, se puede" en dos oportunidades, cerca del final del acto, algo que respondido por los niños.

Embed

La arenga no fue casualidad. En su discurso, Macri reiteró sus argumentos sobre la pesada herencia, algo totalmente ajeno a la fecha patria en homenaje a Manuel Belgrano: "Destrabamos temas económicos que no nos dejaban crecer, hemos vuelto al mundo para hacer nuestro aporte. Queremos aprovechar las oportunidades que se nos presentan para crecer y generar trabajo".

"Nos falta mucho, pero estamos en el camino correcto. Sabemos que esta vez lo vamos a lograr, dando pequeños pasos todos los días", enfatizó el gobernante.

Curiosamente, tanto él como sus funcionarios se habían expresado años atrás en contra de mezclar a los niños con la política.

Embed

Embed

Embed