La joven que viralizó un meme sobre el diputado provincial de Cambiemos en Santa Andrés Suriani finalmente fue imputada tras una audiencia. La Fiscalía Penal 1 en feria, a cargo de Gabriela Buabse, imputó a Ana Inés Quinteros por el delito de amenazas en perjuicio del diputado provincial, acérrimo defensor de los sectores antiderechos.

Desde los sectores feministas critican duramente la celeridad que tuvo la denuncia del diputado provincial de Cambiemos, en plena feria judicial por un meme. A diferencia de las diversas denuncias por violencia y abuso las cuales tardan semanas e incluso meses.

Sin embargo, los antecedentes de la Fiscal preocupan a los sectores, sobre todo por la falta de perspectiva de género de la fiscal Buabse.

En 2012 la entonces directora del CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales) Buabse firmó un peritaje en el que afirmaba que una niña de 9 años, abusada por el conductor de un transporte escolar, tenía aspecto de mujer y por lo tanto podía ser “objeto de deseo”. La funcionaria judicial fue promovida como fiscal penal, cargo que ocupa en la actualidad.

El informe que se realizó en 2012 y lleva la firma de Buabse recibió críticas a nivel nacional porque una vez más una “efectora de justicia” puso el foco en la víctima.

buabse 1.jpg

El nombramiento de Buabse fue repudiado por organizaciones feministas en ese entonces. Por eso hoy, desde el sector no sorprende la decisión de Buabse.

Este miércoles 3 de enero, la Fiscalía Penal 1 en feria, a su cargo imputó a Ana Inés Quinteros Dean por el delito de amenazas en perjuicio del diputado provincial Andrés Suriani.

En la denuncia, Suriani refiere que el día 18 de Enero recibió en su teléfono celular un mensaje de Whatsapp donde se adjuntaba un foto montaje con una imagen suya donde había una leyenda que decía ” Muerte a Suriani… No es una metáfora”.

La joven de 24 años quedó imputada por mandar un meme de un diputado

La información del Ministerio Publico refiere que “El legislador aportó los datos pertinentes y desde la Policía de la Provincia se realizó un trabajo de investigación que permitió identificar a la acusada, quien había usado el teléfono de un familiar para remitir el mensaje”.

Tras conocer la acusación en su contra, la joven en compañía de una abogada particular, decidió no declarar.

Mediante un comunicado, militantes de mujeres brindaron su apoyo a la joven y cuestionaron una vez más las decisiones de la Justicia de Salta ya que consideran que es un caso donde “la justicia patriarcal pretende disciplinar”.