La idea es sencilla. Tres pares de manos realizan una coreografía como si fueran nadadores sincronizados mientras son filmados desde arriba. Pero cuando la coordinación roza la perfección resulta imposible dejar de mirarlo.

Estas tres personas realizan maniobras de una gran dificultad y todas con una admirable sincronización hasta el punto de parecer un caleidoscopio.

¡Mirá el video!

Embed

En esta nota