El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, cosechó sólo críticas tras su paso por el Alto Valle de Río Negro la semana pasada, donde se reunió con exportadores y dejó de lado a la Federación de Productores. “No tengo espejitos de colores”, fue la frase muletilla del funcionario (quien enfrenta varias causas judiciales en la Justicia de Entre Ríos por evasión tributaria y estafa). Del otro lado, los productores querían saber qué medidas implementaría el Gobierno de la Alianza Cambiemos para revertir la situación del sector que ya cuenta con 300 plantas de manzana y peras cerradas.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

“El primer dato de la reunión es que Etchevehere dijo que no vino a ofrecer espejitos de colores, ´no traigo nada´ nos dijo y agregó que recién en 5 años se podrá hacer algo para verter la situación. La conclusión a la que podemos arribar es que los pequeños productores seguirán desapareciendo”, sostuvo Carlos Zanardi, presidente de la Federación.

La Alianza Cambiemos llegó al Gobierno con el discurso de “la herencia recibida” en las economías regionales, y que con la eliminación lisa y llana de las retenciones la ecuación económica mejoraría para todos los productores del país. Pero ni las economías regionales estaban destruidas como pregonaba Macri junto a la Mesa de Enlace –de la que formaba parte Etchevehere como presidente de la Sociedad Rural- ni la eliminación de las retenciones mejoró la ecuación para los pequeños productores.

Seguí leyendo esta nota en Agencia Cadena del Sur