El empresario Hugo Eurnekian declaró ante la Justicia que entregó U$S 200.000 para la campaña electoral del Frente Para la Victoria en 2013. Se presentó en el juzgado de Claudio Bonadio como un nuevo arrepentido.

A través de un escrito, el sobrino de uno de los principales empresarios del país, Eduardo Eurnekian, se hizo responsable por sus menciones indirectas en las fotocopias de los cuadernos presuntamente escritos por el chofer de Roberto Baratta, según reveló La Nación.

Si bien no figuraba explícitamente, el remisero señaló su domicilio de forma genérica al escribir el edificio en la calle Libertador 4444 de la Ciudad de Buenos Aires. Centeno dijo que quienes entregaban el dinero allí era hijo de Brito, pero lo anotó como "Huguito". El titular del Banco Macro no tiene ningún familiar con ese nombre. Pero Centeno sí anotó bien el número de cochera donde se realizaban las operaciones, que correspondía con el dueño del departamento. En este caso era el número 41.

Hugo Eurnekian es, justamente quien vive en el piso 41 de aquel edificio y es responsable de la cochera. En las anotaciones figura además un domicilio de la constructora Helport, que también preside Hugo Eurnekian.

De acuerdo al diario, el sobrino de Eurnekian admitió a la Justicia que en al menos dos ocasiones entregó dinero a Baratta.

LEER MÁS: La corrupción privada multiplicó por 150 todo el dinero en coimas de los cuadernos