El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pasó un mal momento en la calle cuando un vecino lo increpó visiblemente molesto, con una catarata de insultos al caminar.

No se ha identificado aún el lugar y el motivo por el que el funcionario se encontraba en esa zona, pero se descarta que los vecinos estaban alertados, ya que el protagonista de los insultos lo esperó sabiendo que el intendente pasaría cerca de él.

El ciudadano lanza un insulto tras otro, a lo que Larreta solo atina a hacer un gesto con la mano y pedir que "pare con la violencia".

Embed