El gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta rechazó a egresados de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) en una oferta laboral que buscaba trabajadores sociales.

La discriminatoria medida se entiende como una "revancha" contra la directora de la carrera, Andrea Echeverría, quien a principio de año escribió una dura carta contra la decisión del Gobierno de despedir personal de la Subsecretaría de Planeamientos, consigno el portal Infonews.

trabajo social

Tras el escándalo que despertó la publicación, la Bolsa de Trabajo Social decidió darla de baja y apuntó: "Acompañamos la denuncia de La Roja Trabajo Social - Caba y consideramos necesaria la intervención del Colegio Profesional ante estas situaciones para garantizar criterios no discriminatorios en las búsquedas y transparencia en la selección de los/as trabajadores/as sociales que pretenden ingresar a trabajar en el ámbito público".

"Nos solidarizamos así mismo con los/as colegas despedidas en la Villa 31,como así también con todos los/as trabajadoras que atraviesan una situación crítica en el ejercicio de su rol profesional, frente a los procesos crecientes de precarización laboral, persecución y despidos arbitrarios", agregaron.

A través de un comunicado, el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA expresó su repudio a la decisión del gobierno porteño. "Manifiesta su más enérgico repudio a la oferta laboral que trascendió en nombre del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en la que se explicita la exclusión de trabajadores/as sociales con “perfiles UBA”.

"En este sentido, las autoridades de la Facultad y de la carrera de Trabajo Social iniciaron las gestiones necesarias para solicitar al Gobierno de la Ciudad las explicaciones pertinentes a los efectos de aclarar el hecho y, en el caso de confirmar su veracidad, instrumentar todas las medidas administrativas y legales correspondientes".

Además, el Consejo Profesional de Trabajadores Sociales manifestó su "rechazo y repudio" a la voluntad del Gobierno de la Ciudad de iniciar una búsqueda excluyendo a los graduados de la Universidad de Buenos Aires. "Esta medida no contaría con ningún sustento técnico académico y se transformaría en un claro acto de discriminación que se suma a los permanentes recortes y despidos de más de 100 trabajadores sociales" implementa Larreta, esgrimieron en un comunicado.