El golfista norteamericano Tony Finau protagonizó un increíble y a la vez fatídico episodio deportivo al lesionarse durante el festejo de un impresionante hoyo en uno.

El jugador pasó del festejo desaforado al dolor y el miedo al sacarse el tobillo de lugar durante el festejo de su increíble acción.

Embed

La impactante situación sucedió en la competencia de pares 3, previa al prestigioso Masters de Augusta. Finau consiguió un hoyo en uno, es decir que envió la pelota al hoyo de un solo golpe, y salió a correr como loco para celebrarlo.

Sin embargo, todo terminó mal cuando el deportista decidió continuar marcha atrás y su tobillo se dobló más allá de los límites naturales del cuerpo.

La única consolación para el golfista es que no tuvo una fractura, no obstante, se perderá uno de los torneos más importantes del circuito golfístico.