Los comics de superhéroes son las novelas de caballería de este último siglo. Podemos pensar en KICK ASS -un adolescente que decide disfrazarse y salir a luchar contra el crimen con resultados espantosos para su integridad física- como el Quijote del género, en su versión burlesca y violenta. O en WATCHMEN -la historia de un superhéroe que quiere cambiar la historia, sabe y puede hacerlo- en la vertiente shakesperiana. MARVELS del guionista Kurt Busiek y el ilustrador Alex Ross es algo así como la historia de los caballeros andantes contada por un aldeano. Una de superhéroes desde la mirada de un hombre común.

Es la historia de un tiempo de maravillas. En este libro vemos crecer y desarrollarse lo que más tare se llamó el "universo Marvel". Los primeros superhéroes de la segunda guerra, las primeras inversiones extraterrestres, las primeras persecuciones a los mutantes, los primeros conflictos del hombre araña y su enemigo eterno, el duende verde. Los vemos a todos ellos desde la mirada extrañada de un fotógrafo de prensa que tiene tiempo de admirarse, defenderlos, desengañarse y volver a creer en ellos. La vuelta de tuerca del "realista" guión de Busiek es ilustrada por las hiperrealistas ilustraciones de Ross; a medio camino entre el hiperrealismo y la aventura cinética, no hay cuadrito que no sea admirable.

Como si esto fuera poco, el tomo todavía está en muchos kioscos por 140 mangos y tiene cerca de 200 páginas a color en papel ilustración. Es una edición de lujo, cosida y con tapa dura. También trae textos de sus creadores, dibujos y bocetos. En un mundo con justicia, esta edición ya debería estar agotada. Pero este no es un mundo justo.

En esta nota