El ajuste se siente cada vez más. Los tarifazos destruyeron el poder adquisitivo de la sociedad y la economía pesará al momento de votar. Así lo entiende el economista y ex diputado Carlos Heller, quien aseguró que Cambiemos "ajusta en salud, educación y ciencia y tecnología para pagar intereses de la deuda".

La gente empieza a sentir las consecuencias del modelo político-económico de Cambiemos en la vida diaria: si tiene un trabajo tiene miedo de perderlo; el salario se le achicó y no le alcanza; si tiene una pyme, no tiene mercado; ni hablar si está jubilado”, ejemplificó el presidente del Partido Solidario, al opinar sobre encuestas recientes en las que se expresa una caída en la imagen positiva del gobierno.

En diálogo con el periodista Julián Guarino, Heller sostuvo que el cambio en el humor social se debe a que hasta ahora, “más que de la pesada herencia, el gobierno estaba disfrutando de la holgura que heredó”.

Respecto del impacto de la inflación, el presidente del PSol insistió en que “la inflación no es solo un fenómeno de la macroeconomía para que lo estudien los economistas, el problema de la inflación es cuánto le gana a los salarios”.

Para el presidente del PSol, los problemas de la economía local tienen su origen en el rumbo de las políticas que implementa la alianza Cambiemos. En esa línea, recordó un discurso reciente del Presidente Macri en Puerto Madryn, donde se pasó el micrófono a la mano izquierda para señalar con la derecha: “El camino correcto es por acá”. “Para Macri, la salida es por derecha –subrayó el exdiputado-. El gobierno, apoyado por una formidable maquinaria comunicacional, construye la idea de que no hay otro camino, y un escenario de pensamiento único, donde hasta construye la oposición dentro del propio oficialismo”, lanzó.

Desde la perspectiva de Heller, el Fondo Monetario Internacional juega el rol de “tutor” de la actual administración: “el Gobierno fue a buscar al FMI el «paraguas» para justificar lo que sin el FMI no hubiera podido hacer”. Y sumó: ”El gobierno ahora tiene para exhibir las felicitaciones de Lagarde porque sobrecumplió la meta de déficit fiscal primario: en lugar del 2,7% acordado con el Fondo, fue de 2,4%. Pero del análisis surge que sobrecumplieron con un recorte fenomenal en salud, educación, ciencia y tecnología, jubilaciones, salarios del sector público, entre otros ítems. Es un sobrecumplimiento con un costo social pavoroso”

A propósito del fenómeno de la fuga de capitales, expresó que “no hay manera de llevar adelante una verdadera política que tenga en cuenta los intereses de la ciudadanía sin una administración razonable de las divisas”. En ese sentido, concluyó: “Yo apoyaría –señaló- a un gobierno que dijera que «todo lo que podemos producir en la Argentina no lo vamos a importar». Estamos con el 40% de capacidad instalada ociosa. ¿Qué inversiones necesitamos si casi la mitad de la industria argentina está parada porque no hay consumidores? ¿Y por qué no hay consumidores? Porque no hay poder adquisitivo porque hay desempleo. ¿Quién va a invertir, entonces, para generar productos que no tienen compradores?”.

En esta nota