Sin pelos en la lengua, Hebe de Bonafini cargó duro contra Graciela Fernández Meijide y los opositores que denunciaron fraude en las elecciones de Tucumán. La titular de Madres de Plaza de mayo tildó a la primera de alcohólica y a los segundos de "hijos de puta".

Las críticas a Fernández Meijide fueron por su participación en un ciclo de debates sobre la violencia política en los años '70 organizado por UCA. Entre los asistentes a ese debate, titulado "Derechos Humanos y Castigo: las discusiones pendientes", estuvo Cecilia Pando.

"Solo una madre de desaparecidos como la Fernández Meijide, que se tomó unas cuantas botellas, puede decir semejantes disparates, porque no se puede comprender de otra manera, pero dejémosla con su historia y con la Pando", lanzó la titular de Madres de Plaza de Mayo sobre Fernández Meijide.

Para el final, se reservó algunas palabras para los opositores al gobierno nacional. "Los tipos están desesperados porque se les armó un bolo fecal con todas las broncas, con todo el odio, con todo el veneno y con los votos que pusimos nosotros que somos tantos, no se lo pueden sacar con nada. Por más que hagan marchas, no pueden", sostuvo.