Solamente un tercio de los diputados nacionales ya declaró públicamente su postura a favor de la despenalización aborto, mientras que en el Senado el panorama es aún más complicado para el proyecto, según el relevamiento diario que hace el colectivo Economía Feminista.

Hasta este momento, 86 diputados se mostraron a favor de la legalización de la interrupción voluntaria de embarazos no deseados, en tanto quienes rechazan la iniciativa ascienden a 92, y representan el 35,80 por ciento.

La expectativa para aquellos que impulsan el aborto legal sigue abierta porque siguen siendo mayoría los diputados que no tienen la decisión ya madurada o bien todavía no la dieron a conocer públicamente.

El panorama es más negativo en el Senado, donde solo cerca del 15% de los senadores se mostraron a favor de apoyarlo.

Dentro del análisis en particular, bancada por bancada en la Cámara de Diputados, se puede observar que los representantes del PRO y de la Coalición Cívica votarían abrumadoramente en contra del aborto, mientras que en la UCR las opiniones están divididas casi en proporciones iguales.

Entre los votos a favor dentro del oficialismo se destaca el del jefe de interbloque de Cambiemos, Mario Negri, como también el del diputado macrista Daniel Lipovetsky, quien tendría un rol clave si se se confirma la designación de la comisión de Legislación General que encabeza como cabecera del debate.

En el Frente para la Victoria-PJ hay una tendencia predominante a favor de la iniciativa: alrededor de dos tercios de esa bancada acompañaría el proyecto, incluida la totalidad de los miembros de La Cámpora y el jefe de la bancada, Agustín Rossi.

En cambio, Daniel Scioli, José Luis Gioja y Fernando Espinoza, que no integran las filas del kirchnerismo duro, se inclinarían por la negativa.

Al igual que en el PRO, en el interbloque Argentina Federal, que tiene una composición muy fuerte de representantes ligados a los gobernadores peronistas, la mayoría de los diputados se expresó en contra de la despenalización del aborto.

El proyecto de ley será presentado por séptima vez el próximo 6 de marzo y, a partir de ese momento, se abrirá un debate en comisiones que, de acuerdo a lo acordado por el oficialismo con el grupo de diputadas que alientan la aprobación de la propuesta, podría durar dos meses.

El tratamiento se encauzará a través de plenarios de las comisiones de Legislación General (que sería cabecera), Legislación Penal, Familia y Salud.