El primer caso de hantavirus autóctono en la provincia de Santa Fe fue detectado en un paciente de la localidad de Esperanza, que no requirió cuidados intensivos y que ya fue dado de alta.

Las autoridades sanitarias manifestaron que no tiene relación con el brote que afecta al sur del país. Carolina Cudos, directora provincial de Epidemiología fue la encargada de desestimar que esté relacionado con lo que está sucediendo en Epuyén, provincia de Neuquén.

El paciente reside en la localidad de Esperanza, situada a 38 kilómetros de la ciudad de Santa Fe y que presenta una "buena evolución clínica" y que ya fue dado de alta

En contacto con "Zysman 830" de La Ocho, Cudos explicó que se trata de un caso de la cepa de Santa Fe y que el paciente no viajó ni estuvo en contacto con personas que hayan viajado a Epuyén.

Además, desde el Ministerio de Salud provincial explicaron además "que el tratamiento permitió la remisión completa de los síntomas" y que el paciente "no viajó" ni "estuvo en contacto con personas que hayan viajado" a la localidad patagónica afectada por un brote de la enfermedad".