El presidente, Mauricio Macri, decidió salir a hablar pocas horas antes del paro nacionalde este 25 de junio. Sin embargo, no se refirió a una de las mayores medidas de fuerza que llevó a cabo la clase trabajadora en lo que va de su gestión: en cambio, mandó saludos y llamó a convocar gente a la militancia de Cambiemos.

Sin ninguna palabra dirigida a la CGT, en un video le habló al intendente de Luján de Cuyo, Omar De Marchi. “Hola a todos, ¿cómo están?”, saludó, y le mandó un “saludo especial” al intendente porque está “ratificando el compromiso con el cambio”.

En este sentido, quiso “Saludar a los jóvenes” que lo acompañan. “Estoy muy contento de que estemos juntos en esta tarea de construir la Argentina que soñamos y nos merecemos”, sostuvo, en un tono optimista que poco tiene que ver con la realidad social y económica que se vive en medio de un paro nacional en reclamo de paritarias justas y contra los despidos.

“Recordemos que somos la generación que está cambiando la historia para siempre, y que hay todavía mucha gente que hay que subir al cambio. Así que a seguir con mucha fuerza”, arengó, antes de despedirse con un “abrazo”.

Embed

Mientras tanto, De Marchi defendió que “todo cambio profundo genera dificultades” y que “hay que saber superar para que Argentina crezca en base al trabajo y la verdad”. En un guiño a la CGT y a la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, manifestó: “Sin esfuerzo nada se consigue. Con recetas populistas nos fue muy mal. Sigamos adelante”.

LEÉ MÁS: EN MEDIO DE LA POLÉMICA POR RETENCIONES, EL CAMPO HIZO UNA CAMPAÑA CONTRA EL PARO NACIONAL