La ex fiscal Viviana Fein, quien tuvo a su cargo la investigación de la muerte de Alberto Nisman, volvió a defender este jueves su actuación en la causa e insistió con que no tuvo "ninguna prueba categórica y cierta de que fuera un acto homicida".

"No teníamos ninguna prueba categórica y cierta de que fuera un acto homicida. Estaba siempre a la espera de resultados que nunca llegaron, como el informe de los Estados Unidos con respecto a los mails" del ex titular de la UFI-AMI, afirmó.

En declaraciones a radio Mitre, la ex funcionaria del Ministerio Público agregó que "quería tener las pruebas necesarias para sustentar" un fallo, y reiteró que "las tres posibilidades eran que se había suicidado, que lo habían inducido o instigado al suicidio o que se hubiera matado".

La ex funcionaria subrayó que "la causa Nisman se mediatizó" y advirtió que desde distintos sectores "hablaron de pruebas que no existen".

"Hablemos con objetividad, yo me manejé con un ordenamiento procesal", advirtió Fein quien volvió a defender su actuación en el marco de la investigación por la muerte del fiscal. Además, reiteró que durante su tarea no sintió "ninguna presión" pero volvió a mostrarse "agraviada" por los cuestionamientos que recibió.

"(Diego) Lagomarsino fue imputado por mí por la facilitación del arma. El impedimento de salir del país lo pedí yo", subrayó.