La provincia de Salta lo multó con 2,5 millones de pesos al empresario Alejandro Jaime Braun Peña por la tala de árboles.

El gobierno de Juan Manuel Urtubey le dio la razón a Greenpeace y tras un cruce de acusaciones, cartas documento y amenazas, lo peñó con una multa millonaria, según reveló Perfil.

Además, le ordenó la reforestación de su finca salteña de 10 mil hectáreas y además lo incluyó en el registro de infractores de la Ley de Protección del Medio Ambiente.

Greenpeace había recolectado 500 mil firmas para exigirle al gobernador Juan Manuel Urtubey que el empresario suspendiera la tala de árboles nativos. “En enero, Nación había declarado ilegal este y otros 31 permisos provinciales de desmonte. Y obligaba a la remediación. Pero comprobamos mediante imágenes satelitales que las topadoras continuaban arrasando la finca. La multa y la inclusión en el registro de infractores, además de la obligación de reforestar, son un gran avance”, afirmó a ese diario la coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace Andino, Noemí Cruz.

Braun Peña integró el directorio de Finca Cuchuy SA junto a Pablo Clusellas, secretario nacional de Legal y Técnica. Su cercanía con el poder macrista es directa y fluida: en 1997 le había comprado el predio El Yuto, vecino al de Cuchuy, al grupo Socma de la familia Macri. El conflicto por la tala en Cuchuy arrancó en 2011, después de la sanción de la Ley de Bosques.