La abogada Graciana Peñafort salió al cruce del periodista ultraoficialista Joaquín Morales Solá luego de que escribiera una columna en defensa del fiscal Carlos Stornelli al asegurar que la denuncia por extorsión a un empresario se enmarcan en una conspiración kirchnerista.

En Twitter, la letrada escribió una cadena de 25 mensajes en los que remarcó las pruebas existentes contra Stornelli, cuestionó el accionar de la Justicia en la investigación de causas que perjudican al actual Gobierno y puso en tela de juicio la veracidad de algún posible arrepentido que salga en defensa del fiscal.

“Primero voy a celebrar que La Nación, aun cuando sea para decir eso, haya decidido que su principal columnista diga algo sobre el affair D´Alessio - Stornelli. El cerco mediático en el que han intentado mantener a sus lectores La Nación y también Clarín ha sido francamente bochornoso”, expresó la letrada.

Embed

Peñafort enumeró las distintas pruebas presentadas por el productor agropecuario Pedro Etchebest con respecto a la extorsión del fiscal, como audios, capturas de Whatsapp y grabaciones. “Todo lo que digo NO se generó en prisión ni pueden los presos hacerlo por sí mismos. La extorsión existió. La vinculación con Stornelli no la inventaron los presos. Fue D´Alessio el que lo invocó”.

La letrada analizó que la posibilidad de que las pruebas se hayan generado en prisión requerirían la "complejidad de inventar una escucha ilegal en el sistema penitenciario". Sobre esta posibilidad, Peñafort consideró: ¿Cómo blanquea una escucha ilegal? ¿Se la dará a Majul, que experiencia tiene en ese tipo de escuchas? ¿A Santoro que tiene un interés personal en que la causa de la extorsión quede en nada, porque está realmente escrachado?".

Embed

Y consideró: "Porque si hay una escucha ilegal la responsabilidad es de mucha gente, del juez que la ordenó y no verificó que se destruyese. Del sistema penitenciario federal. De la AFI. Demasiadas personas tendrán que poner su cara y para bancar una escucha ilegal”.

Por último, advirtió: “Veremos la solidez de la prueba de la denuncia contra D'Aessio cuando el juez levante el secreto de sumario. Y también veremos si conduce o no a Stornelli. Mientras tanto, las cloacas de Py seguirán rezumando excrementos, salvo por unas pocas excepciones”.

Embed