El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, habló del caso de la niña de 12 años violada que fue obligada a parir, aunque ella y su familia habían pedido un aborto no punible y defendió cómo se trató el tema.

En declaraciones a radio La Red, afirmó: "Fue una situación muy complicada. Lamentamos mucho lo ocurrido. Ni la madre ni nadie sospechaban que estaba embarazada de casi seis meses. La cesárea se produce a las 24 semanas y un poco más. Ni los protocolos estaban previstos para ese tiempo de gestación".

Embed

"La OMS establece que hay aborto hasta la semana 22 o 500 gramos de peso, después es parto prematuro. Se ha cumplido con la ley, el fallo FAL. Se ha cumplido con la voluntad de la niña y de la madre y se han hecho todos los esfuerzos por, en ese punto, a las 24 semanas, conforme a todos los protocolos del país, salvar la vida de la niña que era una prioridad y luego del bebé. Pero bueno... salieron mal las cosas", afirmó.

Asimismo, agregó: "Los extremos de ambos sectores no están conformes pero había que tomar una decisión. Me parece que es injusto que me digan asesino. Son posiciones extremas. Estoy tranquilo de que hemos tomado la decisión correcta, además no teníamos otra alternativa".

Respecto a su opinión personal sobre el aborto, explicó: "Yo estoy en contra del aborto pero se tendría que haber dado un paso hacia la legalización en muchos casos de adolescentes o situaciones injustas que no debieran penalizarse".