El poder económico presiona a Alberto | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

Un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) demostró que en las jugueterías argentinas priman los estereotipos de género.

El relevamiento aborda dos ejes: la presencia de mandatos de género en los productos ofrecidos, así como la diferencia de precios y la existencia del "impuesto rosa" o pink tax, donde los productos con características similares para niños y niñas aparecen con un precio más elevado para el género femenino.

Desde CEPA señalan que el impuesto rosa "se trata de una tasa invisible que implica una diferencia de precios entre los productos para mujeres y para varones".

En la investigación realizada, el estudio demuestra que el 40% de los juguetes destinados a las niñas están vinculados a las tareas de cuidado, siendo la oferta de muñecos bebés la más repetida de todos los juguetes categorizados como “de mujer” o “de niña”.

Por detrás, en un 32 %, aparecen los juguetes asociados a estereotipos de belleza, como por ejemplo una valijita con productos de peluquería y maquillaje. Sólo el 12 % se destina al Deporte y un 12 % restante a juegos de ingenio.

En el caso de los varones, el 30 % de los juguetes se relacionan con el deporte, mientras que un 26 % se destinan a juguetes asociados a la violencia, fundamentalmente pistolas. Este último dato resulta alarmante teniendo en cuenta el incremento de casos de violencia de género.

Por detrás, con un 19%, aparecen autos y accesorios, mientras que un 9 % son juegos de ingenio. "Para el caso de los varones, hay tiempo para el descubrimiento y para desplegar la inteligencia. Microscopios y juegos de ingenio, que asocian la masculinidad el ejercicio de la inteligencia, el conocimiento científico y la creatividad", explicaron desde CEPA.

En relación a las diferencias económicas, el estudio expone que "existe una diferencia de precio ligeramente superior en los juguetes femeninos. Mientras que el valor promedio de los juguetes masculinos es del $1.083, el valor promedio de los juguetes femeninos es de $1.128". Agrega que en el caso de juguetes sin distinción de sexo, "el precio promedio de los juguetes asciende a $1.558".

En el caso de juguetes que son casi iguales, "en el relevamiento aparecen 7 casos de juguetes prácticamente idénticos en cuya versión femenina el precio se encarece de manera muy heterogénea, entre 3% y 300%". Los disfraces y las mochilas son un ejemplo de ello.

"No sólo son las mujeres las que perciben ingresos 27% en promedio más bajos que los varones, sino que padecen el impuesto rosa sostenido por un mercado desregulado y patriarcal, y al mismo tiempo deben afrontar una serie de consumos y gastos mayores que los hombres –a lo largo de su vida- lo que encarece aún más el costo de vida de las mujeres", concluye el informe.