El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, salió al cruce por las críticas de la diputada y conductora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, por el sobreseimiento de los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia en el juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.

La aliada del Mauricio Macri fue muy crítica con la decisión, a lo cual, Garavano le respondió sin pelos en la lengua: “Es un problema de la doctora Carrió. Puede pedir mi juicio político. Cualquiera puede pedirlo cuando quiera".

Asimismo, el titular de Justicia defendió la decisión de apartar a los abogados de la Unidad AMIA que apoyaban el pedido de condenas contra los ex fiscales, y en cambio imponer al abogado José Console que desistió de pedir penas.

Embed

"Lo que hizo el Ministerio fue ratificar al abogado que estaba interviniendo en el juicio, que era lo que correspondía jurídicamente hacer", explicó el funcionario en una entrevista en radio Con Vos y afirmó que dentro de su ministerio están “tranquilos” con la decisión.

"Ante un planteamiento de este abogado (José Console) que no conozco y no vi en mi vida, que planteaba que él tenía una posición determinada y que el titular de la Unidad iba a seguir otro camino, el Gobierno decidió que los abogados que habían intervenido en la audiencia oral tenían que llevar adelante estos alegatos del modo que ellos lo entendieran", explicó.

LEÉ MÁS: Carrió explotó contra Garavano por entorpecer la causa AMIA y provocó una renuncia

Y agregó: “Lo que hicimos fue establecer que el abogado que debía alegar era el del caso, el que estaba interviniendo en la audiencia, con las posiciones que son diversas a las de las querellas. Este abogado fue el designado en su momento por el titular de la unidad para llevar a delante esta tarea".

Según reveló el portal La Política Online, por la decisión que avaló Garavano, Carrió comenzó a generar consenso con los radicales para desplazar al ministro. La diputada le propuso a Mario Negri y otros legisladores radicales hacer una defensa corporativa del titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla.