Ya no hay palabras que justifiquen el cinismo de Hernán Lombardi. Este martes, tras despedir a 354 periodistas de la Agencia Estatal Télam, el ministro se tomó la molestia de festejar el desalmado accionar en las redes sociales.

A través de su cuenta de Facebook, el Titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos aseguró: "Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Los ciudadanos porque recibirán de la Agencia Télam información objetiva, veraz e independiente. El periodismo porque podrá desplegar, sin presiones ni chantajes, su noble oficio".

Esta mañana, los trabajadores se enteraron un comunicado de prensa sin precisiones, la agencia estatal de noticias Télam anunció despidosen su planta. Explica que hubo contrataciones irregulares, denuncia que hubo trabajadores que atentaron contra la empresa y acusó que heredaron "números dudosos".

"En 2003, la Agencia contaba con 479 empleados; en 2015, antes de que asumiera el nuevo gobierno, Télam había duplicado su plantilla y alcanzó los 926 empleados. Seis de cada diez ingresos fueron contratados para tareas periodísticas. Sin embargo, la mayoría de las incorporaciones no contaban con formación ni experiencia en el área", señaló Télam.

Lombardi redobló la apuesta e intentó convencer a los ciudadanos que el 88% de los despedidos estaba de acuerdo con la decisión: "Un minucioso trabajo de las nuevas autoridades de la agencia Télam a partir de 2016, permitió desarmar la madeja, evitó costosos juicios al Estado y logró hoy que la justicia nos dé la razón. La oposición desplegada por 44 delegados en una empresa de más de 900 personas y por 61 medidas de fuerza en dos años y medio, exhiben lo manifestado".

En esta nota