En la antesala de la cumbre del G20, la organización humanitaria estadounidense Human Rights Watch pidió al juez federal Ariel Lijo la detención del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán. La solicitud fue por el crimen del periodista saudí Jamal Khashoggi en Turquía, entre otras acusaciones.

El juez remitió la denuncia al fiscal Ramiro Gonzalez para que dictamine si hace un requerimiento de instrucción y si es jurisdicción de la justicia argentina un asesinato cometido en el consultado saudita en Turquía.

Mohamed bin Salmán llegará a la Argentina en los próximos días encabezando la delegación saudí que participará del encuentro que albergará a los representantes de las 20 economías más importantes del mundo.

El pasado 2 de octubre fue la última vez que el periodista fue visto con vida, cuando las cámaras de seguridad registraron el momento que ingresaba al consulado. Tras 17 días, Arabia Saudita admitió que el hombre había sido asesinado en la misión en una operación "deshonesta". Arabia Saudita buscó encubrir el crimen al ocultar todas las pruebas a las autoridades turcas.

LEER MÁS:"Lo del sábado solo puede pasar con una ministra como Bullrich"

En esta nota