El lunes se dará inicio al primer Foro Mundial de Pensamiento Crítico organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), con líderes políticos, sociales, de derechos humanos e intelectuales de todo el mundo, con el objetivo de debatir en torno a los problemas actuales que atraviesan la región y el planeta y demostrar que existen soluciones a esos dramas. El Foro, casualmente, se realizará pocos días antes de la Cumbre del G20, que tendrá a los Presidentes de los países más poderosos del mundo, a puertas cerradas y en medio de un inmenso operativo de seguridad.

Esta es la 8º conferencia que realizará CLACSO en toda su historia, con la particular inauguración del Foro de Pensamiento Crítico, que “tiene una dimensión y un alcance mucho mayor que las anteriores”, explicó Pablo Gentilli, Secretario Ejecutivo de esa organización, a El Destape, y “acabó coincidiendo con la Cumbre del G20”.

En ese contexto, Gentilli explicó que el Foro “presenta un contrapunto con el G20, porque nosotros queremos analizar el presente de un mundo en convulsión y el G20 va a discutir el futuro del mundo del trabajo”. En este sentido, aseguró que es un “contrasentido” que los intelectuales debatan el presente y los Presidentes el futuro, cuando los mandatarios “deberían hacerse preguntas sobre los grandes problemas que vive la Humanidad: altísimos niveles de desigualdad, de violencia, justicia social, los problemas que existen con la migración y generan la discriminación y exclusión, las guerras”, entre otros.

Con ese gran nivel de complejidad, el titular de CLACSO señaló que lo “sorprende” que el G20 logre elaborar un documento conjunto, con conclusiones del encuentro, ya que “no va a haber un momento formal de discusión y deliberación y mucho menos un momento público”, dado que el debate no va a transmitirse abiertamente para todo el mundo. “Esta es una diferencia muy grande entre el Foro y el G20, porque todas nuestras actividades son abiertas y se van a transmitir por streaming”.

LEER MÁS: Bullrich le pidió a la gente que se vaya de la Ciudad por el G20

Esa apertura no sólo se limitó a la transmisión online del Foro, sino también a la participación en el lugar de los debates de más de 50 mil personas que ya se escribieron. De ellos, 26.000 participantes son argentinos y el resto extranjeros, explicó Gentilli, que comparó el crecimiento de participantes respecto al de la Conferencia de hace tres años, en Medellín, donde hubo 30 mil inscriptos.

El Foro tendrá dos días fuertes, el lunes y martes, con la exposición de “grandes líderes mundiales que representan al progresismo y una visión crítica en el campo intelectual”, con la presencia de Cristina Kirchner, Dilma Rousseff y José Mujica, entre muchos otros. El resto de la semana, se desarrollarán paneles para los que “se presentaron 10.000 propuestas y trabajos, de los que quedaron 7.000 y se presentarán en el Foro”.

Todas estas actividades buscarán debatir y “mostrar que hay solución a los problemas”. Aunque “no son mágicas, simples, pero hay solución” porque “no puede ser que los niveles de riqueza y bienestar se concentren cada vez de manera más desigual: el 1% de la Humanidad concentra más riqueza que el 99% restante”, explicó Gentilli a El Destape.

Esos problemas “no pueden tener como respuesta una única solución, menos cuando esas soluciones se tratan de imponer desde países que tienen un poder hegemónico y capacidad de disciplicinamiento y coerción económica sobre el resto de los países”, aseguró el titular de CLACSO en referencia al G20.

Por eso, resaltó que “este Foro presenta un contrapunto claro entre dos visiones del mundo: una que tiene que ver con la necesidad de abrir debates sobre cuestiones centrales y reconocer que lo que nos une no son las coincidencias sino también las diferencias”. Por otro lado, la del G20 “expone un verdadero monólogo de discursos a los cuales ni siquiera vamos a poder tener acceso los ciudadanos”.

Al respecto, se preguntó “¿cómo es posible que Clacso tenga la capacidad de transmitir a todo el mundo y el G20, con los millones que se han gastado, no puedan poner una cámara? No es un problema de recursos, es un problema de voluntad”.

Finalmente, hizo referencia a la extraña recomendación de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que le pidió a los porteños abandonar la ciudad de Buenos Aires durante la Cumbre del G20 por el fuerte operativo de seguridad “en vez de que los ciudadanos estén presentes en el debate y puedan participar de esto que debería ser una fiesta”.

Al respecto, opinó que con los dichos de Bullrich, manifestaron de la forma “más despectiva” que “no les interesa que estemos cerca” de un debate tan trascendental y criticó que ya que “tocan tanto el timbre, podrían haber invitado a los ciudadanos argentinos a opinar qué se debía debatir en el G20. No les importa”.

LEER MÁS: CFK y Dilma Rousseff encabezarán la contracumbre del G20