La organización que busca garantizar el acceso a la salud y se focaliza en el VIH/Sida emitió un comunicado donde expresó su preocupación los medicamentos que el Gobierno dejará de repartir durante un mes.

LEÉ MÁS: El impactante número de nuevos casos de VIH en Argentina, el país de la región donde más crece la infección

En su pronunciamiento, la fundación afirma que el anuncio del Gobierno de Cambiemos "dificulta el acceso al tratamiento de las personas con VIH perjudicando la adherencia al mismo".

La preocupación surge luego de que El Destape revelara que el Gobierno dejará de repartir durante febrero tres medicamentos a pacientes que padecen HIV. En concreto, las costosas drogas son Darunavir 600 mg, Eferavirenz 600 mg, y Zidovudina jarabe, vitales para el tratamiento de los pacientes.

Desde Fundación Huésped indicaron que, en comunicaciones con funcionarios nacionales, les aseguraron que los faltantes "obedecen a la demora en la habilitación del presupuesto 2018 y que en los próximos días se firmarían las órdenes de compra de urgencia". Mientras tanto "se plantean cambios de tratamiento por otras drogas similares".

"Exhortamos a las distintas autoridades competentes a que tengan en cuenta la situación que se presenta en estos días para tomar las medidas pertinentes para evitar futuros faltantes similares y para que arbitren los medios para que avance en tiempo y forma la compra anual de antivirales de manera de evitar posibles quiebres de stock del conjunto de las drogas. Las 70 mil personas con VIH sin otra cobertura que la del Ministerio de Salud tienen el derecho de acceder en forma continua e ininterrumpida a los medicamentos antivirales" sentenciaron.

El área gubernamental encargada de velar por la salud de los portadores de VIH es la Subsecretaría de Coordinación Administrativa del Ministerio de Salud, que conduce María Cecilia Loccisano, esposa del ministro de Trabajo Jorge Triaca. Desde el propio Ministerio de Salud, trabajadores responsabilizaron a Loccisano por la falta de gestión.