Transmitida todos los años por el canal de televisión nacional France 2, “la noche de los Molière” recompensa a lo mejor del teatro francés. El lunes 13, los chalecos amarillosinterrumpieron por varios minutos la ceremonia. Intermitentes del espectáculo denunciaron los recortes presupuestarios delante de Frank Riester, Ministro de la Cultura presente en la sala. La velada, se celebró en el teatro Folies Bergère, en París, antes de emitirse en diferido por France 2. La secuencia de la irrupción sorpresa de los chalecos amarillos fue cortada en nombre del “control de la antena”, según la respuesta de la dirección del canal público al diario Libération.

El presidente de la Nuit des Molières, Jean-Marc Dumontet, cercano del presidente Emmanuel Macron, dijo que los chalecos amarillos habían entrado por los techos. "Por lo general, los intermitentes del espectáculo interrumpen la ceremonia, esta vez tenían chalecos amarillos, qué podemos hacer? fue vuestro bautismo” le dijo en tono de broma a Franck Riester, el influyente director de teatros parisinos al recientemente nombrado Ministro de la Cultura.

Embed

Entrando al comienzo de la ceremonia, los chalecos amarillos interrumpieron al maestro de ceremonias Alex Vizorek. "El Molière de la deshonra por unanimidad del jurado, le corresponde al Sr. Macron y su gobierno. Sr. Franck Riester, le damos el Molière de la deshonra porque mientras participa en esta gran fiesta, al mismo tiempo recorta en todas partes el presupuesto de la cultura ", declaró uno de los manifestantes, mientras sostenía una estatuilla de Molière luciendo una bufanda amarilla.

"Técnicos, técnicas y artistas presentes esta noche, no nos miren, únanse a nosotros", dijo otro manifestante. Los chalecos amarillos, que portaban una pancarta en la que estaba escrito "Derechos de desempleo para todos", salieron atravesando la sala gritando consignas hostiles al presidente Macron.

En Francia, un artista intermitente es un artista o técnico profesional que trabaja para compañías de artes escénicas, cinematográficas y audiovisuales y que se beneficia, según el criterio de número de horas trabajadas, y después de una contribución adicional, a un subsidio por desempleo. Actualmente hay mas de 120 000 personas inscriptas en este sistema, obligadas a trabajar un mínimo de 507 horas en el año para acceder al subsidio de desempleo. Teniendo en cuenta los recortes presupuestarios a la cultura de varias ciudades, la precariedad aumenta considerablemente para esta franja socio-profesional donde las oportunidades para trabajar escasean cada día mas.

A principios de mayo, actrices como Juliette Binoche o Emmanuelle Béart, escritores como Edouard Louis o Annie Ernaux y otros 1400 actores del mundo de la cultura publicaron una carta de apoyo al movimiento de los chalecos amarillos. "Francia es un país de teatro, una nación de espectáculos", tuiteó el ministro Franck Riester al final de la noche, sin referirse a los chalecos amarillos. En la sala, los aplausos (y también los silbidos) se escucharon varias veces durante la interrupción. La destacada humorista Blanche Gardin, que recibió el premio Molière por segunda vez consecutiva se levantó para aplaudir a los chalecos amarillos.