La extrema derecha llega primera relegando el partido del presidente Macron al segundo lugar. En Europa la derecha y la social democracia retrocede, los ecologistas progresan y la extrema derecha se refuerza.

La primera sorpresa en Francia fue la participación del 51,3 %: 10 puntos más que en el 2014.

La segunda: el resultado de Yannick Jadot de Europa Ecología - Los Verdes con 13,2 % obteniendo el doble de bancas en el parlamento europeo, convirtiéndose en la tercera fuerza política francesa. La ola verde se extiende a otros países como Bélgica y Alemania.

El resultado de Jean Bardella del Reagrupamiento Nacional con 23,3% (extrema derecha) por delante de LREM conducido por Natalie Loiseau, el partido gubernamental creado por Emmanuel Macron que obtiene 22,1 % confirma lo que venían anunciando los sondeos previos.

Los grandes perdedores son: Los Republicanos (la derecha conservadora) con 8,4%, La Francia Insumisa de J. L. Mélenchon con 6,4 % (habían obtenido 19,5 % en las elecciones presidenciales del 2017) y las otras dos formaciones de izquierda: Generation.s de Benoît Hamon (3,3 %) y el Partido Comunista Francés encabezado por Yann Brossat (2,3%). Estas dos formaciones no tendrán ninguna representación ni recuperarán los gastos de campaña al no alcanzar el 5% requerido. El Partido Socialista-Place Publique de Raphaël Gluksmann obtiene 6,4% logrando un mejor resultado del que le daban los sondeos.

Hay que destacar que las cinco listas de izquierda sumarían 32 % ! La incapacidad de presentar una lista única, a pesar de que sus programas coinciden en un 80%, muestra un nivel de inconsciencia frente al desafío que plantea la coyuntura nacional y europea. Los tecnócratas de Bruselas podrán continuar imponiendo tranquilamente las políticas neoliberales, de ajuste presupuestario, contra la acogida de los inmigrantes, haciendo la vista gorda a los evasores en paraísos fiscales y trabando medidas necesarias y urgentes contra los pesticidas y por la transición ecológica.

La debilidad de las izquierdas europeas impide avanzar en la necesaria democratización de las instituciones, entre ellas, otorgar un mayor poder al Parlamento para imponer la co-decisión en áreas como el presupuesto, los impuestos y la protección social, una política agrícola ecológica de proximidad que produzca alimentos de calidad, la protección del medio ambiente, un salario mínimo europeo fijado en al menos el 65% del salario medio en los 27 países para evitar el dumping social. Protección de los servicios públicos, desarrollo de territorios rurales, licencia parental remunerada a ¾ del salario bruto, frenar el poder de los grupos de presión son algunos de los puntos de los programa presentados por los partidos de izquierda.

Embed

¿Como votaron las diferentes categorías sociales?

Según un instituto de encuestas, 27% de los jóvenes menores de 35 años votaron a los ecologistas, 18% a la extrema derecha y15% al partido de Macron. El 40% de obreros y 27% de empleados votaron por el partido de Le Pen. Si bien una mayoría de los chalecos amarillos se abstuvieron, 38% votaron por el partido de extrema derecha, 13% por los Insumisos y 11% por el partido ecologista. Varios referentes llamaron a votar contra Macron: en el Facebook de algunos “chalecos” aparecieron fotos de la carta electoral quemada, otras con el sello mostrando que habían votado. La lista de Francis Lalanne, “Alianza amarilla” reclamándose de los “chalecos” solo obtuvo 0,6%

En la Unión Europea, de los 427 millones de electores han votado el 51%, el mayor porcentaje de participación de los últimos 20 años. La extrema derecha, los soberanistas y los eurofóbicos mejoraron notablemente su resultado como mostraban las ultimas encuestas. La tasa de participación ha ido disminuyendo constantemente desde las primeras elecciones directas en 1979, desde el 62% en 1979 (para nueve Estados miembros) hasta el 56% a mediados de la década de 1990 (para una Europa de doce). Ha estado muy por debajo de la marca del 50% desde las elecciones de 2004, en el momento de la ampliación de la UE, de 15 a 25 miembros. Se ha mantenido más o menos estable desde entonces, ligeramente inferior: 45,5% en 2004, 43% en 2009, 42,6% en 2014. Por eso la sorpresa del 52% de participación de este 26 de mayo.

Convocados a las urnas para formar el noveno Parlamento Europeo desde que se celebraron las primeras elecciones directas en 1979, esta elección abre una larga ronda de negociaciones para renovar los puestos dirigentes a la cabeza de las instituciones de la UE.

Los europeos eligieron a 751 diputados, el mismo número que el mandato (2014-2019). Pero una vez que el Brexit se materialice, con la salida de los 73 británicos elegidos (¿a finales de octubre?), algunas delegaciones nacionales recuperarán puestos adicionales durante el mandato. Este es particularmente el caso de Francia, que pasará de 74 a 79 elegidos después del Brexit. Cinco candidatos en las listas francesas han sido elegidos pero no podrán sentarse en sus bancas mientras los británicos permanezcan en Bruselas y Estrasburgo.

¿Cuántos grupos políticos en el futuro Parlamento?

El Parlamento saliente tiene ocho grupos políticos, conformados por los 751 elegidos. El presidente de la institución, el italiano Antonio Tajani (Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi), pertenece al primer grupo de la Cámara, el PPE, que cuenta con LR (derecha francesa) entre sus miembros.

Para formar un grupo, deben reunirse al menos 25 representantes elegidos de al menos siete países diferentes. En 2014, Marine Le Pen se esforzó por formar un grupo en torno a su partido, tropezando no con el número de elegidos, sino con el criterio de las nacionalidades.

A partir del lunes 27 de mayo, comenzarán las negociaciones para formar grupos que permitirán organizar la política durante cinco años en Bruselas y Estrasburgo. En este punto, las incógnitas son legión. ¿Qué fisonomía tendrá la derecha del PPE? ¿Con o sin el húngaro Viktor Orbán? ¿Sera capaz la extrema derecha - muy diversa en todo el continente - de unirse para formar un grupo homogéneo sabiendo que se dispersaron en no menos de tres grupos diferentes durante el último término? La actitud de los parlamentarios británicos o la estrategia de alianza de los ecologistas serán puntos clave en la agenda de las discusiones.

Los recién elegidos tienen hasta el 24 de junio para transmitir la composición de los grupos. La sesión inaugural del nuevo Parlamento está programada para el 2 de julio en Estrasburgo. En teoría, la elección del presidente y los 14 vicepresidentes se llevará a cabo en esa fecha. Pero en el escenario de un estallido de fuerzas políticas y una mayoría difícil de formar, el acuerdo podría tomar varias semanas.

En esta nota