#AltaData | Chile en llamas ¿se cae Piñera? Suscribite

X


Tres hombres armados encapuchados mataron a tiros este miércoles a doce personas e hirieron a otras diez en las oficinas en París de la revista satírica Charlie Hebdo, una publicación que en el pasado sufrió ataques incendiarios por difundir caricaturas burlándose de líderes musulmanes y del profeta Mahoma.

Si bien en un principio, y por imágenes que captaron parte del brutal ataque, se creía que los terroristas autores del atentado habían sido dos, el ministro francés del Interior Bernard Cazeneuve confirmó que fueron tres los criminales del atentado y que se movilizó a todas las fuerzas del orden para identificarlos y encontrarlos.

Los terroristas, según la prensa francesa, no fueron identificados todavía y permanecen prófugos tras huir en un segundo auto robado hacia el norte de París.

El presidente francés, Francois Hollande, se dirigió al lugar del ataque y anunció que elevó en un escalón el nivel de alerta de seguridad en el país. "Este es un ataque terrorista, no hay duda respecto a eso", señaló Hollande a periodistas.

La policía indicó que entre los fallecidos había dos oficiales de la fuerza. Un video, incluso, muestra el fusilamiento de uno de los agentes, que primero cae herido.

La sede de la revista, cuya redacción se encuentra en otro barrio parisino, poseía vigilancia policial especial luego de haber recibido las fuertes amenazas de grupos islamistas en 2011 por haber publicado caricaturas de Mahoma.

Asesinato de un policía en París en atentado

Previo al ataque, el último tuit en la cuenta de Charlie Hebdo se había burlado de Abu Bakr al-Baghdadi, líder del grupo insurgente Estado Islámico, cuyos miembros han tomado control sobre vastas zonas de Siria e Irak.


Embed

Entre los diez periodistas fallecidos, se encuentra Charb, el director del seminario lanzado en 1992, y otros tres destacados caricaturistas de la publicación: Cabu , Wolinski y Tignous, informó la prensa local.

Otras 10 personas resultaron heridas en el incidente y el oficial de la policía Rocco Contento describió la escena dentro de las oficinas del semanario como una "masacre".

Benoit Bringer, un testigo del atentado ocurrido este miércoles relató a los medios lo que presenció: "Dos hombres con capuchas negras entraron al edificio con Kalashnikovs (fusiles de asalto). Unos pocos minutos después escuchamos muchos disparos". El testigo dijo que posteriormente los hombres salieron del edificio.

charb.jpg
Charb, director de la revista Charlie Hebdo.

"Hace una media hora dos hombres con capuchas negras entraron al edificio con Kalashnikovs (fusiles de asalto)", dijo Benoit Bringer a la estación de televisión. "Unos pocos minutos después escuchamos muchos disparos", añadió.

Francia ya se encuentra en alerta por los llamados que hicieron el año pasado militantes islamistas a atacar a ciudadanos e intereses galos, en represalia por las ofensivas de militares francesas contra bastiones extremistas en Oriente Medio y África.

A fines del año pasado, un hombre que gritó "Allahu Akbar" ("Alá es el más grande") hirió a 13 personas tras dirigir su vehículo a toda velocidad contra una multitud en la ciudad oriental de Dijon.

El primer ministro Manuel Valls dijo en ese momento que Francia "no había enfrentado nunca antes una amenaza tal grave vinculada al terrorismo".

nuevo video sobre atentado en París

Desde distintos países, ya condenaron el atentado. El primer ministro británico, David Cameron, describió el ataque como aberrante.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su más rotunda condena por el atentado contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo, que calificó de "ataque contra la libertad de prensa y expresión", dos "puntales de la "sociedad democrática".

También se sumó al repudio del "espantoso" atentado contra el seminario el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y ofreció ayuda a Francia para llevar a los "terroristas" responsables ante la Justicia.

En un comunicado, Obama condenó "enérgicamente" la masacre, en la que murieron al menos doce personas, entre ellas el director del semanario, y agregó que "los pensamientos y oraciones" de los estadounidenses están con las víctimas y "con el pueblo de Francia". El vaticano también se sumó a las críticas.