Los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rivolo pidieron a la Cámara Federal porteña que dicte la prisión preventiva para el CEO de Techint, Paolo Rocca y el ex jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, al apelar la decisión del juez Claudio Bonadio, quien los procesó en la causa por las fotocopias de los cuadernos de la corrupción pero los dejó en libertad.

En la misma línea solicitaron la detención del ex secretario privado de Abal Medina, Martín Larraburu y los empresarios Alberto Padoán (de la firma Vicentín) y Rubén Aranda (de Proalsa-Chimen Aike).

Según publicó el portal Infobae, los fiscales comprobaron que los personajes involucrados formaron parte de un "emprendimiento criminal complejo, ideado, planificado y ejecutado, como señaló el juez, con el objeto de recaudar dinero ilegal con el fin de enriquecerse ilegalmente y de utilizar parte de esos fondos en la comisión de otros delitos".

"Se ha probado(…) que los hechos juzgados ostentan las notas distintivas de las prácticas organizadas de corrupción estatal y empresarial ideadas, planificadas y perpetradas desde las altas esferas del poder público", reza otro fragmento.

"Así pues en lo que respecta a los imputados Abal Medina, Larraburu, Rocca, Padoán y Aranda, ese vínculo asociativo y las acciones concretas que habrían desplegado cada uno de ellos ata su situación procesal a un nivel de injusto semejante al del resto de los imputados a quienes vuestra señoría sí procesó con prisión preventiva", concluyó la apelación.

Embed