Los holdouts apuntan al Deutsche Bank y el BBVA como los principales participantes de la operatoria de emisión de nueva deuda argentina, y agregan al JP Morgan como un tercer potencial actor. A pesar de decir que no estaba "seguro de la información", Robert Cohen - abogado de NML - puso esos nombres sobre el escritorio de Thomas Griesa y logró que el juez lo autorizara a intimar a las entidades financieras para obtener cualquier documento que los ligue con la salida al mercado por U$S 1.415 millones.

"Si encontramos un momento entre la compra de los bonos y el pago por estos, deberíamos tener la posibilidad de tomar esas deudas a la Argentina para cubrir la deuda que el país tiene con nosotros", apuntó el representante del fondo de Paul Singer. "Si el Deutsche compra mil millones de dólares de estos bonos y todavía no pagó por ellos pero está obligado a hacerlo, podemos decirle que no le pague a la Argentina, que le pague a NML", agregó.

Otro nombre que apareció durante la audiencia "urgente" que se realizó ayer fue el del J.P. Morgan, que según los holdouts también era señalado en el mercado como un posible participante de la operación. Sin embargo, Cohen no puso tanto énfasis en la necesidad de reclamar la entrega de información por parte de esta entidad.

En este contexto, NML agregó que quería ver si Argentina está tratando de "complicar las cosas usando ISINs - los números que identifican los bonos - que ya fueron usados en los canjes de deuda", como pasó en el caso del Citibank que lograron cerrar el mes pasado mediante un acuerdo con el banco. Por esto, dijo Cohen, también intentarán "conseguir las comunicaciones entre la Argentina y las personas interesadas en la emisión, para descubrir si están intentando encontrar maneras para evadir el fallo judicial".

Embed