El ex presidente, Fernando De la Rúa, fue dado de alta después de casi un mes de internación por un cuadro de bronquitis que agravó sus problemas cardíacos. Según se supo, estuvo en terapia intensiva después de que le colocaran tres stents.

"Se le hizo una coronariografía, que es un estudio invasivo, y se le detectó una arteria tapada", por lo que el equipo médico "decidió practicarle una angioplastía y colocarle un stent", habían informado a Infobae fuentes médicas tras la internación del ex mandatario.

LEER MÁS: Fernando De la Rúa está grave, internado en terapia intensiva

El ex mandatario estuvo internado en el Hospital Universitario Austral y en uno de los pocos partes médicos indicaron que estaba "sedado y con asistencia respiratoria mecánica en el área de cuidados críticos", luego que se agravaran sus dolencias cardiovasculares por una infección respiratoria.

Según informó Télam, "al ingreso presentaba un cuadro de infección respiratoria que agravó dolencias cardiovasculares previas" por lo que "se inició tratamiento antibiótico y se le realizó una angioplastia coronaria para asistir a su corazón".

Finalmente, los médicos aseguraron que De la Rúa tuvo una "evolución lenta, pero favorable" vinculada con el cuadro de neumonía, aunque su condición cardiovascular continuaba siendo "delicada".

De la Rúa, de 81 años, tuvo dos infartos en el último año, en enero de 2016 fue operado por un problema de vejiga y en agosto de 2014 también debió ser intervenido por problemas cardíacos.