El hombre imputado de matar a golpes a una mujer embarazada en Entre Ríos fue hallado este lunes muerto en la dependencia policial en la que estaba detenido. Se trata de Jesús Sánchez, acusado de asesinar a Jésica Riquelme, quien estaba embarazada de siete meses y su hija fue salvada tras una cesárea.

Sánchez fue encontrado ahorcado con una venda en los baños de las celdas en la jefatura policial de Federal. El imputado habría ingresado a ducharse y, como tardaba en salir, un guardia entró a revisar y encontró el cuerpo.

La información que sigue la Policía es que la venda con la que el femicida se suicidó fue facilitada por otro detenido.

Una joven embarazada de siete meses murió asesinada por un fuerte golpe en la cabeza y la policía detuvo a Jesús Sánchez por el ataque, mientras que los médicos dieron a luz al bebé por una cesárea de emergencia.

Los médicos lograron salvar a la criatura, una nena, a través de un cesárea de urgencia y la derivaron de inmediato al hospital Masvernat de Concordia.

En esta nota