Tras el fracaso de la sesión especial por la ausencia de los legisladores oficialistas en la Cámara de Diputados para tratar temas vinculados a la educación, el diputado Felipe Solá cruzó al Gobierno por su doble discurso en torno a la educación.

“Cambiemos no vino a discutir la crisis en la educación. Se encerraron en un salón, preocupados, temerosos, culposos. Obedientes. Tampoco vinieron algunos que aceptan presiones. Poder educar es un detalle”.

La molestia de Solá es con los 11 legisladores del interbloque Argentina Federal que se ausentaron: José Bahillo -acompaña al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, en un viaje a Estados Unidos-, Paulo Cassinerio (Córdoba), Melina Delú (La Pampa), Daniel Di Stéfano (Misiones), Luis Beder Herrera (La Rioja), Gladys Medina (Tucumán), Flavia Morales (Misiones), Juan Mosqueda (Chaco), José Orellana (Tucumán), Elda Pertile (Chaco) y Alejandra Vigo (Córdoba). La sesión fracasó porque en el recinto había 122 diputados presentes y el mínimo es de 129.

Solá además dijo: “No podemos permitir que mueran más docentes por fallas de infraestructura escolar ni tampoco que se los persiga y amedrente, como sucedió ayer con Corina De Bonis, por reclamar condiciones dignas de trabajo”.

El diputado consideró que “al Gobierno no le importa la educación”. Y remató: “Cuando fui Gobernador tuve un tercio del presupuesto en dólares que tiene Vidal pero en promedio tres veces menos días de paro. Gobernadora Vidal, dialogue con los docentes. No puede ser que estemos en septiembre y aún no haya acuerdo.”

En esta nota