El sacerdote de Casilda, Eugenio Zitelli, murió a los 85 años en Rosario. El cura estaba a punto de ser juzgado en el marco del aún postergado desarrollo de la tercera parte de la megacusa Feced, en la cual, se investiga más de 150 homicidios, secuestros y violaciones entre 1976 y 1979.

Durante esos años, Zitelli era capellán de la Policía y fue cómplice del terrorismo de Estado que se impartía en la ciudad santafesina. Junto a 13 ex efectivos policiales, iba a ser juzgado por delitos de lesa humanidad contra 152 víctimas del terrorismo de Estado, de los cuales serán analizados por primera vez los que comprenden a 90 víctimas.

Embed

El inicio del juicio estaba previsto para el 15 de marzo, pero por diferentes pasos procesales se fue dilatando el inicio. A Zitelli se le imputaban los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, aplicación de condiciones tormentosas de detención y asociación ilícita en perjuicio de 14 víctimas.

"Estaba agonizando desde hace varios días, fue operado en diciembre de un corrimiento en su prótesis de cadera y eso le desencadenó problemas físicos y cognitivos ya que se aceleraron enfermedades seniles de base. Ya no caminaba y tenía inconvenientes cardíacos", señaló su abogado, Oscar Eduardo Romera a Radio Casilda.