En medio de las acusación de abuso de una joven, Rodrigo Eguillor fue trasladado a una oficina de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en el aeropuerto de Ezeiza para, en principio, notificarlo. "Llamen a mi vieja", gritó ante los medios.

En términos judiciales, se trata de un comparendo, un acto de procedimiento por el que se notifica al demandado a comparecer ante una jurisdicción de orden judicial. Rodrigo Eguillor es el hijo de Paula Martínez Castro, la fiscal de ejecución penal de Lomas de Zamora.

Según la denuncia, el acusado había citado a la joven en el departamento de un amigo y la chica aseguró que él quiso tener relaciones sexuales sin preservativo y, con la excusa de que el dueño de la casa se había llevado la llave, no la dejaba irse. Encerrada y asustada, la presunta víctima vio que su única salida era la ventana y se asomó por el balcón pidiendo ayuda a los gritos.

Embed

En esta nota