El caso de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez no deja de conmocionar: ambos murieron en medio de una explosión en la cocina de la escuela 49 de Moreno mientras preparaban el desayuno para sus alumnos, y sus compañeros culparon directamente a la gobernadora María Eugenia Vidal por la tragedia.

Según el director de la escuela, Héctor Vizio, los problemas con el gas y el resto de los servicios tienen larga data, y las principales autoridades estaban al tanto. En abril habían tenido que dejar a los chicos sin comedor porque ya habían detectado que había una pérdida de gas en la cocina donde explotó una garrafa.

“Me llamaban del Consejo Escolar y me decían ‘van a ir, fijate’. Yo suspendía media jornada porque había pérdida de gas en la cocina. Se hacían notas día por medio denunciando la situación”, sostuvo el docente. Indignado, remarcó que “es una vergüenza” y que “ninguna escuela en la provincia de Buenos Aires en condiciones de dar clases, por luz, por filtración, por gas”.

Otro de los docentes de la escuela resaltó que la responsabilidad es de Vidal. “No hicieron nada por negligencia. El Consejo Escolar de Moreno está intervenido, y no desde hace dos días. Fue por malversación, dijeron que iban a mejorar las cosas, y acá está el resultado de las mejoras. Sebastián Nasif, Sergio Pazos, Daniel Chávez, toda esa gente que puso la gobernadora Vidal es responsable de estos dos asesinatos, junto a la gobernadora, y de ahí para abajo, todos”.

Embed

Además, el director sostuvo que “en estos últimos tiempos en que no alcanza la plata y no pagan los sueldos en término”, los controlan a través del regidor de servicio. “A nosotros nos aprietan y nos controlan para que pasemos todo, y la parte humana queda de lado”, sostuvo, y otra de las docentes agregó que los obligan a cumplir horario cuando mandan a los chicos a su casa los días en que no hay gas o agua, “a pesar de los peligros” que eso implica.

Por otra parte, indicaron que ya recibieron a gasistas para el arreglo de las estufas en otras ocasiones, pero el problema no fue solucionado. La última vez, de hecho, fue antes de las vacaciones de invierno, hace alrededor de tres semanas.

LEÉ MÁS: LA DESAFORTUNADA FRASE DE MACRI LUEGO DE LA EXPLOSIÓN EN LA ESCUELA