El juez de Avellaneda Luis Carzoglio confirmó que agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) se reunieron con él para informarle que el Presidente estaba "interesado" en la causa que lleva adelante contra el líder camionero Pablo Moyano y que tenían una "obsesión": su detención.

En declaraciones a Navarro 2019, con El Destape Radio, el magistrado confirmó la declaración que hizo en una oficina de la Procuración General donde fue citado a ratificar su denuncia (publicado por el diario La Nación). Allí revelaba las presiones de parte de la AFI, ante la negativa por meter preso al sindicalista más combativo.

Embed

"¿Necesitas algo?", dijo Carzoglio que le preguntaron, como una especie de sutil ofrecimiento para que fallara como quería el Gobierno.

Embed

De acuerdo al relato del magistrado, "dos funcionarios reconocidos de la AFI se reunieron conmigo en mi oficina y me dijeron que el Presidente estaba interesado en la causa Moyano".

"¿Sabe que le contesté? Que necesito hablar con el señor presidente, pero no de justicia, del país. Porque este país no lo puede manejar él solo", agregó Carzoglio.

El juez dijo que ofreció testigos, capturas de mensajes de whatsapp y hasta los nombres de las personas que se acercaron a su juzgado para intentar torcer su voluntad en torno a la causa por presunta asociación ilícita con la barrabrava de Independiente.