La firma que fundó el actual ministro de Finanzas Luis Caputo obtuvo millones ganancia al especular con la devaluación mediante la compra y venta de contratos de dólar futuro en los últimos meses, habiendo operado en fechas más que sugestivas, donde, casualmente o no, se produjeron las mayores fluctuaciones en el precio de la moneda local.

Según prueban los documentos a los que accedió El Destape, Axis, la sociedad que creó Caputo tras su paso por el Deutsche Bank, operó al menos 300 millones de pesos entre 2016 y el 9 de abril de 2018 en el mercado de futuros a término de Rosario (ROFEX).

En la mayoría de los casos, la empresa salió beneficiada por las variaciones del tipo de cambio, obteniendo millones de ganancia: por ejemplo, según remitió Axis a la Comisión Nacional de Valores (CNV) el 5 de diciembre de 2017, la empresa poseía unos $6.000.000 de contratos a futuro a una cotización de $17.64 para el 31/12/2017. Al cerrar el año, el dólar finalmente cotizó un peso más caro, es decir $18.64, por lo que solo en ese caso, la ganancia estimada de la empresa de Caputo se estima en unos $6.000.000 limpios.

Embed

En la misma fecha, Axis también notificó a la CNV que contaba con unos $4.500.000 en contratos futuros a una cotización de $18.03 para el 31/01/2018, lo que le representó otra extraordinaria maniobra: para esa fecha, el dólar terminó valuado en $19.63. ¿El resultado? una ganancia estimada de $7.200.000 más para la firma que supo manejar Caputo hasta hace meses.

Pero Axis no solo ganó cuando la moneda se devaluó: increíblemente, también vendió contratos de futuro apostando por la depreciación del peso, y acertó. En febrero, le informó a la CNV que poseía unos $1.000.000 de contratos futuros a una cotización de $20.49 para el 31/03/2018. Finalmente, la divisa norteamericana se valuó en unos $20.14 para ese día, por lo que Axis acertó hasta en ese particular caso.

El Destape obtuvo la documentación de al menos 4 operaciones más realizadas por la empresa en torno a la compra y venta de dólar futuro, lo que representa un nuevo y claro caso de conflicto de interés para el ministro de Finanzas, siendo que, según la declaración jurada presentada ante la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso, él mismo mantiene más de 11 millones invertidos en los Fondos Comunes de Inversión de la empresa que supo crear hace algunos años.

Como si esto fuera poco, y siempre citando su presentación patrimonial oficial, los accionistas de Axis también tienen deudas para con “Toto”: Carlos Planas, quien recibió la “pesada herencia” de ser presidente de la firma tras la partida de Caputo, le debe unos $12 millones por la supuesta venta de sus acciones en la empresa.

Pero estas no son las únicas operaciones que involucran de lleno al ministro de Finanzas con su supuesta “ex” compañía: el portal Letra P reveló a comienzos de 2018 que el propio Toto había habilitado durante 2017 el giro de millones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES hacia uno de los Fondos Comúnes de Inversión de Axis, por el que la firma percibió casi $600 mil pesos en concepto de comisiones.

Desde que Cambiemos llegó al poder, la firma de Caputo no paró de crecer: en 2015, gracias a la devaluación que el propio ministro de Finanzas impulsó, la empresa ganó $698 millones con la compra-venta de contratos futuros, registrando así un crecimiento del 598%, y en los últimos años sus fondos de inversión rindieron por encima incluso de los valores inflacionarios.